Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

x

Se esta mandando tu mensaje...

Energía geotérmica: Recinsa y el medio ambiente.

Descubre el uso de la energía geotérmica en las instalaciones de Recinsa.

La energía geotérmica es aquella energía que puede ser obtenida mediante el aprovechamiento del calor del interior de la Tierra.
Se obtiene energía geotérmica por extracción del calor interno de la Tierra. Este calor puede obtenerse de muchas formas, el método depende de la zona y de la rentabilidad económica derivada de sus características concretas. Sin embargo, todos los métodos suelen coincidir en la explotación a través de dos pozos, de modo que por uno se obtiene el agua caliente y por otro se vuelve a reinyectar en el acuífero, tras haber enfriado el caudal obtenido.

Vamos a ver dos ejemplos:

· En zonas de aguas termales muy calientes y poco profundas, se perfora por fracturas naturales de las rocas basales. El agua o vapor puede fluir de manera natural, por bombeo o flashing (impulsos de flujos de agua y vapor).
· Los recursos de magma (rocas fundidas) ofrecen energía geotérmica de altísima temperatura, pero con la tecnología existente hoy en día no se pueden aprovechar económicamente.

¿Cuáles son sus ventajas?

1. Respeta el Medio Ambiente. La energía geotérmica tiene un mínimo impacto medioambiental. La utilización de esta fuente energética no sólo no produce prácticamente residuos sino que, además, ninguna instalación que emplee energía geotérmica precisa quemar combustibles, por consiguiente, no contribuye a la emisión de gases de efecto invernadero.

Por otro lado, el coste de producción de electricidad es menor que el de las plantas de carbón e, incluso, que el de las centrales nucleares.

2. Es renovable y no contamina. Es complicado agotar el yacimiento térmico puesto que el agua reinyectada contiene todavía una importante cantidad de energía térmica. Tampoco se agota el agua del yacimiento, puesto que la cantidad total se mantiene. Las posibles sales o emisiones de gases disueltos en el agua no se manifiestan al circular en circuito cerrado por las conducciones, lo que evita contaminaciones.

3. Minimiza la dependencia energética. A pesar de que no todos los países cuentan con yacimientos suficientes para evitar la dependencia energética del exterior, incluso en los peores casos ayudaría a reducir esta dependencia, con los beneficios que ello proporciona de cara al medio ambiente.

4. Ahorro a medio plazo. El aprovechamiento de la energía geotérmica permite ahorrar, principalmente, para generar calor (siempre que dispongamos de una bomba de calor y un intercambiador). La razón es muy sencilla: al estar enterrado mantiene siempre una temperatura de entre 8 y 10ºC todo el año. Gracias a ello, el consumo de energía es mucho menor para llegar a los 22 o 23ºC, tanto en verano como en invierno, al tiempo que se disfruta de agua caliente prácticamente sin coste. Si le ponemos números, podría decirse que por cada kilovatio el intercambiador únicamente consume una cuarta parte, siendo el resto energía renovable. Es cierto que la inversión inicial de este tipo de instalaciones aún es un poco elevada, pero su retorno ya comienza a aparecer a partir de los 5 años.

5. Disponibilidad. La principal ventaja de este tipo de energía es que su disponibilidad es de 365 días al año durante 24 horas al día, es decir, siempre está disponible. Al depender de las características intrínsecas del subsuelo (gradiente geotérmico, permeabilidad de las rocas, etc.), constantes para cada caso, se asegura una gran regularidad en su utilización.

El futuro de la energía geotérmica: su aplicación en España.

La geotermia es una de las fuentes de energía renovable menos conocidas y con mayor futuro. Posee actualmente un gran potencial a nivel mundial, y puede ser explotada por el hombre con importantes beneficios.

El territorio español cuenta con una estructura geológica propicia para la presencia en el subsuelo de recursos geotérmicos: investigadores de la Universidad de Valladolid han estimado cuánta electricidad se podría obtener con el calor que se almacena bajo los diez primeros kilómetros del territorio peninsular. Los resultados indican que alrededor de 700 gigavatios, lo que quintuplica toda la capacidad eléctrica instalada en la actualidad.

En España, en aquellos puntos donde existe un mayor potencial, podemos encontrar algunos ejemplos de su aprovechamiento:

  • Estación de Pacífico de Metro de Madrid: genera su propia energía gracias a un sistema que permite climatizar un total de 1.090m2.
  • Biblioteca de Ciencias de la Universidad de Vigo: proporciona calor en el invierno y frío en el verano a 980 metros cuadrados.
  • Edificio Alexandra (Sabadell): cuenta con un sistema de climatización por suelo radiante que emplea energía geotérmica.
  • Nuevo Edificio Central de Recinsa: instalación de energía geotérmica para la climatización de 3.500 metros cuadrados de oficinas y suelo radiante en almacén.

Sin embargo, no existen ejemplos en el territorio español sobre la utilización de esta energía para la generación de electricidad. Este tipo de aprovechamiento se requiere una temperatura muy alta que solo se alcanza en las Islas Canarias y en el sureste peninsular.

NEWSLETTER

¿Quieres estar al tanto de nuestras novedades? ¡Suscríbete!